martes, 6 de octubre de 2009

Orri



Pobre Orri.
Este gato fue rescatado de una inundación cuando era un recién nacido. Lo rescató Alda, la autora del videíto, y después lo adoptó mi hermano Juanno.
Ahora vive en la casa de mi madre.
No queremos que piense que está condenado al sufrimiento, pero la realidad no ayuda: en la casa de mi madre debe vivir aislado porque Maní, la gata-reina-del-departamento-y-de-todo-San-Cristóbal, lo quiere asesinar. Sabemos que la reina es capaz de llegar muy lejos, y voy a contar una anécdota que lo prueba:
Hace unos años encontré una gata en la calle y la llevé a esa casa. Cuando la apoyé en el piso de su jurisdicción, Maní se abalanzó sobre ella con una furia que yo nunca había visto, de la selva. La nueva se escabulló pero Maní la corrió hasta el balcón, hasta el borde del balcón, hasta que la chiquita tuvo que elegir entre las garras de la Tigresa Acuña enfurecida o el abismo de cinco pisos, y eligió el abismo.
Oh Dios mío.
Bajamos (mi mamá, mi hermano y yo) todos en chancletas esperando la imagen horrenda, pero estaba el verdulero que nos dijo: "ví un gato caer y rodar en el cajón de naranjas, salir corriendo y meterse en el motor de mi auto"
Ahora el peligro era el motor. Enchancletados mirábamos los ojos amarillos de la gata muerta de miedo sin saber cómo sacarla. Yo todavía temblaba.
Recién cuando nos fuimos salió. No quería saber nada con nosotros y estaba en su derecho. No sé qué habrá pasado con ella, supongo que habrá vuelto a las calles pero peor: en un barrio nuevo.
No importa, está de más hablar de cómo la buena acción de un día soleado se convirtió en algo horrible. Acá la cosa es: Orri vive en el aislamiento. Como un artista atormentado. Le tiene miedo a la gente, pero cuando entra en confianza es prácticamente pornográfico. Y además es hermoso, parecido a un zorrino flaquito y muy liviano. Y tiene unas manchas negras irregulares (observen su bigote) que le dan muchísima onda. En el fondo, él lo sabe.

10 comentarios:

el chair dijo...

uhy!
esa gata reina, quien se cree, tan malcriada...

bueno, pobre...
debe ser insegura si es tan celosa...
y si es insegura... la perdonamos
y ese gatito es un bello

Ansofí dijo...

Oh!Esa historia la sabía, Orri está gigante y precioso!Yo lo conoci cuando era un bebé!

el coso dijo...

sí chair! yo también pienso que hay algo de eso. se relaja poco ella, pero en el fondo es buena.

anasofí: orri es amor!
cómo está tu gata?

último momento: ahora mismo lo están llevando a la veterinaria para sacarle los huevitos...

el chair dijo...

los huevitos de liendres?
de piojos?
o de...

esos huevitos?

la secretaria dijo...

que tierno
orri es muy famoso! a mi me contaron,

Juan Panno dijo...

la gatita que se tiró por el balcón se llamaba Bruma. hay que decirlo porque debe ser el único nombre de mascota del que estabamos orgullosos. Mani puta.

el coso dijo...

sí,ESOS huevitos. los huevitos famosos de Orri, de horrible y de zorrino.

Es verdad, Bruma se llamaba. Llegó a tener nombre y todo, nos pasamos una noche decidiéndolo mezclando sílabas. Pero el nombre Orri a mí me da bastante orgullo eh? (orgullo ajeno, porque yo no lo inventé)
Y Aurelio también me gusta, pero eso ya es para otro capítulo de historias de gatos

Anónimo dijo...

no lo conozco pero AMO a orri por dio ese maullido.

m

Juan Panno dijo...

jaja, sin duda lo sabe.
es lo mas lindo que hay, cuando era bebé tenia caquita pegada por todos lados!
aldu

el coso dijo...

jajaja que asco!
vieron cuando a los gatos se les pega la caca y caminan con ella como si fuera la cola de un vestido de novia?
me pasé de la raya?

m querida, serás quién pienso? sí, sí, el "por dio" te delata...qué lindo que estés por acá.